Que visitamos

A tres kilómetros de Zaragoza y a 214 m. de altitud, este barrio rural se encuentra enclavado entre el escarpe de yesos que conforma el monte de El Castellar y las fértiles tierras ribereñas del Ebro.

Su localización al pie de estos montes le permite disfrutar de una hermosa vista que abarca la ciudad de Zaragoza, la Cuenca del Ebro, sus huertas, sus sotos y, al fondo, en días despejados, la cumbre del Moncayo.

Su población según el censo de 2009 era de 1.334 vecinos, 718 hombres y 616 mujeres (fuente I.N.E.). La cercanía a la ciudad ha facilitado la permanencia de gran parte de la población puesto que pueden vivir en el barrio y desplazarse para trabajar, estudiar o hacer compras y divertirse.

Las huertas de Juslibol se riegan con aguas que vienen del Gállego y constituyen un paisaje típico en las orillas del río.

¿Qué podemos descubrir en una visita a Juslibol?

  • Restos de antiguas civilizaciones: picote de San Martín, castillo de Miranda, poblado íbero.
  • Casonas antiguas del siglo XVI y XVII, así como numerosas viviendas excavadas en los yesos.
  • La iglesia parroquial de Nuestra Sra. De la Asunción, obra del barroco clasicista
  • Una zona agrícola, todavía hoy en actividad.
  • Edificios de Interés Histórico Artístico

La proximidad del Galacho, un meandro abandonado del río Ebro que ha merecido el reconocimiento de la UNESCO